José Moreno Berrocal nos recomienda …

Aunque resulta difícil decidirse por un libro en concreto, creo que escogería La Providencia de Dios del profesor en el King´s College de Londres, Paul Helm. Recuerdo haberlo leído con gran provecho y por primera vez cuando era estudiante de Teología en Inglaterra. Lo volví a releer hace poco en esta edición en castellano de Andamio. Me volvió a impresionar por el sólido anclaje bíblico de su propuesta, su magistral uso del pensamiento de autores clásicos como Agustín, Anselmo, Aquino y Jonathan Edwards y por la combinación de profundidad y amenidad.

Helm parte de una definición clásica de la Providencia, la que afirma que Dios preserva y gobierna de una manera santa, sabia y poderosa a todas sus criaturas y sus actos. Sobre esta base nos muestra como la fe en el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que controla todas las cosas, nos provee de la confianza que necesitamos en todo momento para afrontar adecuadamente el mal y la incertidumbre de nuestra existencia. Podría, así, considerarse una magistral exposición de las palabras de Pablo en Romanos 8.28: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

Es una obra muy práctica pues muestra con claridad como influye nuestra doctrina sobre la Providencia en áreas tan cotidianas de nuestra vida como las que tienen que ver con la constante toma de decisiones, la eficacia de la oración, o nuestra propia responsabilidad a la hora de actuar. En suma, un libro que nos muestra !la utilidad de la Teología! Una certera guía para uno de los temas troncales de la vida cristiana que afecta a toda nuestra manera de vivir.